No todo en la vida es feo

Sólo el llegaba a ponerme celosa con alguien más, y al darse cuenta se burlaba, ya que decía que no tenía por qué ponerme así, porque para él, no importaba qué, yo seguía siendo su todo, y nadie podría cambiar ese hecho.